CÓMO AFRONTAR EL EXCESO DE CONTROL

 Autocontrl¿ De dónde nace la necesidad de tenerlo todo bajo control?.¿Por qué son tan habituales los hábitos y rutinas rígidos que regulan a veces de un modo absurdo nuestras vidas?.

Si nos remontamos a la 1ª infancia, podemos observar que los niños en su educación son premiados al comportarse de acuerdo a unas normas establecidas por los adultos, mientras que por el contrario se les castiga si incumplen dichas normas. Esto es así porque es necesario respetar unas consignas que regulen el autocontrol individual y al mismo tiempo faciliten una y un funcionamiento civilizado de la sociedad.

Para conseguir estos objetivos, la educación tanto en la familia como en la escuela, intenta conseguir unos niveles suficientes de autocontrol…

Sin embargo, observamos en la práctica clínica que un exceso de control lleva a la rigidez, a la obsesión, al estancamiento, impidiendo la innovación y la creatividad. En una palabra: FLUIR.

Ser creativos, innovadores, fluidos, implica saber soltar, adaptarse a lo nuevo, a lo imprevisto. Es cierto por otra parte que un nivel suficiente de autocontrol es necesario, pues no se trata de desbocarnos ante lo que deseamos, sino de combinar ambos principios. Los antiguos latinos decían que “la virtud está en el medio”. Este es el secreto.

Vamos a examinar lo que implica un exceso de control en nuestras vidas. En primer lugar, reduce la espontaneidad y la ilusión. Además reduce la capacidad de entrega, la confianza en uno mismo y en el entorno.

Al controlador no le gustan las sorpresas y los imprevistos. Quiere tenerlo todo atado y bien atado. Para ello repite y revisa sus tareas de forma obsesiva y compulsiva, con el fin de evitar cualquier imprevisto.

Detrás de la necesidad de control se esconde el miedo a descontrolarse o a que se descontrole el entorno. Cuando ocurre un exceso en una conducta es porque se teme todo lo contrario. Por ejemplo, si camino con demasiado cuidado, puedo caerme, debido a la rigidez de mis movimientos.

Para poder salir de esta necesidad compulsiva de tenerlo todo bajo control, es necesario entregarse y confiar: Aflojar las riendas. Si estamos continuamente en un estado de alerta, de vigilancia y de observación escrupulosa no es posible soltar, entregarse, relajarnos, desconectar.

¿Qué significa soltar el control?. Pues atrevernos a ponernos en contacto con lo que tememos. El miedo nos vuelve rígidos, tensos y agarrotados; mientras que la confianza nos relaja y nos permite fluir. Tenemos que enfrentarnos a lo que nos asusta, para así, quitarle poder o energía y dejarlo en su punto justo.

Si conseguimos aflojar en control de lo que sentimos como amenaza, empezaremos a funcionar de otro modo.

Soltar el control significa aprender a convivir con lo imprevisto, con el caos, con la inseguridad… Pero también lograremos ser más creativos, innovadores, abiertos, fluidos y por lo tanto más VIVOS.

CONSEJOS PARA AFLOJAR LAS RIENDAS.-

1.- Reconocer y aceptar nuestras emociones. No taparlas ni negarlas: Si nos escondemos, nunca nos conoceremos ni tendremos autoestima.

2.-Dejar de funcionar con el “todo” o “nada”. Se puede controlar un poco y se puede también soltar. No hay absolutos y sí muchas posiciones intermedias.

3.- No juzgar continuamente lo que es malo o bueno. Dejar de etiquetarlo todo.

4.-Ser espontáneos. Para ello hay que priorizar lo que sentimos por encima de lo que pensamos. Luego, improvisar, ser más creativos y menos repetitivos. Hay que arriesgar es vez de repetir siempre.

5.- Disminuir la rigidez de nuestras normas internas. Por ej. Ante una tarea, pensar si la queremos hacerla realmente o podemos optar por posponerla, cambiarla o anularla.

6.- Ser conscientes de que la disciplina es buena hasta cierto punto. Si se convierte en un yugo, hay que aflojar. No siempre hay que priorizar el deber antes que el placer. Hay que negociar con uno mismo y concedernos deseos de vez en cuando. En eso consiste la flexibilidad y la improvisación.

7.- Imponernos cambiar o romper rutinas. Ensayar conductas nuevas: desde visitar sitios nuevos, cocinar otros menús, cambiar de nuestro aspecto, prender nuevas cosas, en definitiva: introducir novedad en nuestras vidas.

| 1 Comentario

CÓMO AFRONTAR LA FRUSTRACIÓN

thNos movemos impulsados por deseos, ilusiones, atracciones y  predilecciones. Pero si nuestras expectativas no se cumplen o no resultan como las habíamos imaginado, nos decepcionamos y caemos en un estado de frustración.

La frustración tiene que ver con la renuncia de algún deseo o con abandonar algo a lo que nos habíamos aferrado de un modo excesivo.

Etimológicamente “frustrar” viene del latín “frustrare” y significa: “privar a alguien de lo que esperaba”. “Dejar sin efecto, malograr un intento”…

En la actualidad vivimos en un mundo globalizado y materialista, en el que se estimula por encima de todo el consumo. La industria busca constantemente crear nuevas necesidades en los individuos. Queremos tener de todo, desde objetos hasta vínculos personales. Priorizamos “tener” en lugar de “ser”, porque al fin y al cabo, nuestra identidad nos la da nuestras posesiones. Recordemos el dicho popular:”Tanto tienes, tanto vales”…

Recomiendo la lectura del libro de Erich Fromm: “¿Tener o Ser?,” en el cual analiza la sociedad contemporánea con esta disyuntiva : por un lado lo que implica el “tener” ( materialismo, deseos de poder, ambición, competitividad y lucha ) y el “ser” ( espiritualidad, amor, realización, paz).

El individuo en medio del mundo materialista y cínico en el que vivimos necesita necesitar, para evitar enfrentarse con temas que le atañen mucho, pero que se intentan evitar por todos los medios, tales como el paso del tiempo, la enfermedad, la muerte, la imprevisibilidad de la vida, el vacío, la soledad… Decía una canción del los 80: “ Malos tiempos para la lírica”. Podría añadirse también: “y para la Filosofía, para el pensamiento, para la espiritualidad”…

No es extraño que en este entorno en el que vivimos, la frustración aparece como algo terrible, de lo que hay que huir. De este modo, si no se consigue inmediatamente lo que se desea, aparece el sentimiento de frustración, acompañado de un cuestionamiento a nuestra identidad y de nuestra autoestima. No lograr nuestros propósitos, lo registramos inmediatamente como un fracaso.

Sin embargo, término “tolerancia a la frustración” es un indicador de madurez y salud mental. Porque no siempre podemos conseguir lo que queremos y a veces, casi nunca. No depende de uno mismo. Hay que aprender a relativizar, no dando tanta importancia a lo que no se logró. La frustración, además, tiene un componente educativo: Nos enseña a ser más humildes, a buscar nuevos recursos, nuevos caminos… Quizá lo que deseábamos era descabellado, o no nos convenía a largo plazo,o incluso ese deseo podía esconder un peligro o una amenaza.

Si bien es cierto que en el comportamiento humano existe una tendencia a desear lo que nos produce satisfacción inmediata, también lo es que la adaptación y la convivencia con nuestros semejantes, nos enseña que a menudo hay que posponer la consecución del placer y sustituir los deseos propios por el principio de realidad. En otras palabras, sustituir conductas impulsivas por otras más adaptadas o realistas. Este tema lo desarrolla Freud en su ensayo “Los dos principios del funcionamiento mental “y sigue siendo respetada su tesis por todas las corrientes de la Psicología.

Pero a veces, la salud mental y el equilibrio humano chocan con los intereses del mercado. Y estos son opuestos: Fomentan continuamente el deseo, el consumo, la satisfacción inmediata…Pero TODO NO SE PUEDE TENER.

La intolerancia a la frustración nos introduce en conflictos irresolubles. Para resolverlos, no nos queda más remedio que ELEGIR. Y elegir es RENUNCIAR a una opción, escogiendo otra. Siempre vamos a perder algo con cualquier elección: No se puede ser rubio y moreno a la vez, o querer estar delgado comiendo todo lo que nos apetece…

No pasa nada si nos frustramos de vez en cuando. El mundo es como es y no somos los reyes de la Creación. Aprender a adaptarse a lo nuevo, a lo imprevisto, es mucho más inteligente y nuestra autoestima lo agradecerá.

ALGUNOS CONSEJOS PARA AUMENTAR LA TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN.-

1.- No idealizar ni magnificar demasiado lo que deseamos, desde un reloj a una relación amorosa. Idealizar nos convierte en jueces poco imparciales, ya que si estamos fascinados por nuestro posible objeto de deseo, perdemos toda objetividad.

2.- No dramatizar en exceso cuando perdemos: Si algo no resulta como habíamos pensado, es conveniente, relativizar. En lugar de quedar paralizados por la frustración, buscar nuevos caminos, nuevas alternativas.

3.- Cultivar el desapego. Soltar amarras respecto a los deseos. Necesitar menos. Para ello, alejar un poco el foco de atención de tanto producto, consumo, pantallas, dinero, bienes materiales y dirigirnos hacia opciones culturales, sociales, espirituales… Recomiendo leer en éste mismo blog los artículos: “Apegos y Desapegos” y “ Mirar hacia dentro”.

4.-Practicar disciplinas que ayuden a interiorizarnos como el Yoga, la Meditación, la lectura…

5.-Abrirnos a la creatividad: Atrevernos a realizar alguna actividad artística o artesanal.

 

| 2 comentarios

CÓMO AFRONTAR LOS RIESGOS

thHXY80T8FCorrer riesgos implica asumir responsabilidades, enfrentarse a lo nuevo, a lo imprevisto a lo desconocido… Se necesita pues, una buena dosis de valor para arriesgar.

La actitud opuesta seria el exceso de control y el querer conservar a toda costa posiciones conocidas y familiares, que si bien nos proporcionan seguridad, también nos estancan y empobrecen.

Controlamos y nos aferramos a lo conocido porque sentimos miedo a fallar, miedo al juicio de los demás, miedo a la inestabilidad y a la incertidumbre. Hay que tener en cuenta que el ser humano se debate entre el deseo de estabilidad, seguridad y rutina frente al impulso de cambio, de innovación.

Ya en muchos artículos de este Blog, hablábamos de que la vida es un cambio constante , sobre todo en esta sección de COMO AFRONTAR.

Solo cuando aceptamos esta realidad, es decir, que la inestabilidad y el riesgo son consustanciales a la vida, podremos aflojar el control y llegar a una actitud de desapego, y de fluidez, mucho más saludables.

Es conveniente aprender a relajarse en medio del caos, dar lugar en nuestras vidas al vacío, a la calma, al sosiego, al silencio interior.

ACTITUDES QUE AYUDAN.-

1.-CONCENTRACIÓN.- Es decir, focalizar la atención en une sola cosa y trabajarla hasta el final.

2.-VIVIR EL MOMENTO PRESENTE.- Priorizar el “aquí” y el “ahora”. Evitar anclarse en el pasado, así como soñar con un futuro incierto que todavía no ha llegado.

3.- CAPACIDAD DE IMPROVISACIÓN.- Reaccionando de modo ágil ante las dificultades. No aferrarse demasiado a un plan previsto y saber tomar decisiones sobre la marcha.

 

4.- ACTITUD POSITIVA.- Relativizar las derrotas, sacar lecciones de ellas y seguir adelante.

5.- PRAGMATISMO.- Dar preferencia a lo que pueda llevarse a la práctica, en lugar de aferrarse a teorías imposibles.

ACTITUDES A EVITAR.-

1.- PERFECCIONISMO.- Continuo deseo de ser mejor, de hacer las cosas perfectas. El perfeccionismo excesivo inmoviliza.

2.- RIGIDÉZ.- Falta de flexibilidad para saber desenvolverse en el caos, en lo incierto. Las personas muy rígidas necesitan constantemente ceñirse a las reglas.

3.-EXCESO DE AUTOCONTROL.- Esta actitud paraliza e impide fluir, ya que no nos permite escuchar nuestros deseos, emociones e intuiciones.

4.- ETERNAS DUDAS.- Dudar en exceso esconde inseguridad, falta de confianza en uno mismo, temor de tomar decisiones por miedo a equivocarse.

5.- HIPERVIGILANCIA.- Si se vive pendiente de la opinión y de los deseos de los demás nos esclavizamos, en lugar de hacer lo que uno quiere. Al final, acabamos frustrados y rabiosos por no sacar adelante nuestras propias opciones.

Concluyendo: Asumir riesgos implica estar abierto a lo nuevo, a lo inesperado. No todo lo que ha de venir en el futuro va a ser malo o negativo. Esto es catastrofismo. La vida nos tiene preparadas también cosas buenas y sorpresas agradables; pero si estamos aferrados al pasado o pretendemos controlarlo todo, no estamos en la mejor actitud para enfrentarnos a lo imprevisto, aunque sea lo mejor que pueda ocurrirnos.

 

| 4 comentarios

CÓMO AFRONTAR LAS CRISIS VITALES

thF09PDQ07La palabra “Crisis” procede del griego y tiene varios significados  según el Diccionario de la Real Academia de la lengua:

1.- Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya sea para agravarse el paciente.

2.-Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, de orden físico, histórico o espiritual.

3.-Situación de un asunto cuando está en duda la continuación, cese o modificación del mismo.

4.-Momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes.

5.-Inicio que se hace de algo, después de haberlo examinado cuidadosamente.

6.-Escaséz, carestía.

7.-Situación dificultosa o complicada.

En todos estos significados hay un denominador común y podemos entender una crisis como “punto decisivo de algo”…Cualquier cosa que hasta el momento parecía sólida, segura y estable en nuestras vidas, se cuestiona, produciendo una sensación incómoda de inestabilidad e incluso de derrumbe.

Estamos en crisis cuando se pone de manifiesto un conflicto gestado quizá durante mucho tiempo y de pronto, aparece en toda su magnitud. Puede tener que ver con pérdidas, exigencias, cambios, etc…

Si solo vemos las crisis como algo negativo, es un punto de vista incompleto, ya que en griego, también significan “oportunidad”.

 Todas las crisis tienen este doble aspecto, ya que suponen un peligro y la posibilidad de algo nuevo. Es peligro tiene que ver con la parte menos agradable: sufrir una crisis implica atravesar un túnel oscuro y eso asusta. Se pierde la orientación, las referencias, el rumbo… Pero también son una oportunidad, porque si se logra atravesar el túnel y seguir avanzando, se sale a un lugar de luz diferente, quizá mejor, con mayor sabiduría y experiencia.

CRISIS VITALES MÁS FRECUENTES.

1.- Las Pérdidas.- Tanto de personas queridas por muerte, como por ruptura, o pérdida de patrimonio, de empleo, de la nacionalidad o el territorio…

2.- Sobre la Identidad.- Se pone en cuestión la identidad personal por un fracaso, un cambio brusco, una pérdida… Todo ello produce una desorientación hasta que la persona halle un nuevo sentido a su vida.

3.- Crisis Evolutivas.- Son las que ocurren al pasar de una etapa de la vida a otra: de niño a adolescente, de joven a adulto, las que plantea la madurez y la ancianidad….

SÍNTOMAS DE LAS CRISIS.-

Cada crisis lleva consigo unos síntomas característicos. En unos casos pueden ser angustia, ansiedad, rencor, depresión o malestar. En general los síntomas no aparecen por casualidad, sino que tienen sentido según la historia personal de cada uno. Serían la parte visible del iceberg , pero hay que explorar también la parte sumergida.

A veces es necesario pedir ayuda especializada, pues en los momentos críticos se da mucha confusión  tanto mental  como emocional.

Los síntomas hay que verlos como señales de alarma de que algo no va bien.  La medicación en una crisis  puede ser necesaria para evitar el sufrimiento excesivo, pero no es suficiente. En este sentido, la consulta a un psicólogo  y pasar la experiencia de una psicoterapia es fundamental. No solo se trata de aliviar los síntomas, sino de explorar qué los produjo.

Igual que la fiebre es un síntoma orgánico que nos alerta de que algo no va bien, el analgésico ayuda a bajar la temperatura, pero no es suficiente. Un médico debe saber de dónde proviene la fiebre, qué tipo de infección la está produciendo, para atacar por medio de un antibiótico el origen.

El dolor, la angustia, los miedos, la tristeza etc, son los síntomas más habituales que se producen en una crisis y a veces son difíciles de soportar porque causan mucho sufrimiento. En estos momentos la ayuda que proporciona una psicoterapia es fundamental, ayudando a tolerar mejor los síntomas, comprendiéndoles y dándoles un sentido. El malestar de las crisis forma parte de un proceso de transformación.

Las crisis expresan un conflicto, una duda entre dos caminos: por una parte, estaría el malestar y por la otra, la necesidad de un cambio…Además, las crisis, como todos los procesos tienen un inicio, una cúspide y un final. Uno no elige entrar en el túnel, sino que se encuentra de repente el él. Lo mejor es  avanzar para atravesarlo y salir a luz, al otro lado.

CÓMO RESOLVER LAS CRISIS.-

1.- ACEPTACIÓN de lo que nos está pasando… En vez de luchar en contra de los sentimientos que le surgen, intentar comprender por qué se tienen, de donde vienen… De este modo será más fácil aprovechar las crisis como oportunidad para cambiar.

2.-SORTEAR LOS PELIGROS DEL “TÚNEL”.- Los peligros se refieren a las emociones  y sentimientos desagradables que aparecen en el las crisis: miedo, amenazas, tristeza, rabia, autocompasión…  Para ampliar este punto, recomiendo leer el artículo de este mismo blog :” Cómo gestionar las emociones”.

3.- NO ACOMODARSE AL MALESTAR.- Hay gente que prefiere ser un enfermo crónico antes que aventurarse a avanzar. Hay que tener en cuenta siempre que los síntomas proporcionan un beneficio secundario. Por ejemplo, se consigue que los demás estén más pendientes de uno, se aplazan conductas, se evita tomar decisiones etc.. A veces, desgraciadamente resulta más rentable sufrir que cambiar.

EL BENEFICIO DE RENOVARSE.-

En un artículo de este mismo blog, publicado en Septiembre de 2012 y titulado “ Renovatio”, hablaba que frente a la repetición de conductas no saludables ,teníamos la opción de renovar, de cambiar…porque esto es lo que se consigue tras superar una crisis: aprender a hacer las cosas de otra manera y a tener otros puntos de vista en nuestras vidas.

Quizá tengamos que replantearnos las propias ideas, valores, etc para adaptarnos a otra forma de hacer las cosas.

Al final, tras atravesar el estrecho túnel es posible pasar a un lugar distinto. Para ello hay que soltar el lastre del pasado y desprendernos de lo que hemos dejado atrás.

En este sentido, es fundamental revisar la propia historia personal con un profesional que nos oriente adecuadamente. (Consultar el artículo de Noviembre de 2012, titulado “ Revisar la historia personal” ).

Al final conseguiremos pasar de la crisis a una nueva oportunidad.

| 2 comentarios

CÓMO AFRONTAR LOS OBSTÁCULOS

Cima de la Montaña 2ALa palabra “Obstáculo” procede del latín y significa:” Impedimento, dificultad, inconveniente”.

No es lo mismo que un cambio (ver el artículo anterior), porque un cambio trae consigo novedad y mutación, mientras que el obstáculo es algo que se nos opone, que dificulta la realización de algo.

Los obstáculos son retos a superar. Tienen que ver con un esfuerzo y con una nueva adaptación; así como con la búsqueda de soluciones diferentes a las que nos habíamos aferrado.

Cada obstáculo moviliza en nosotros nuevos recursos internos, a veces desconocidos, que nos permiten poner en acción una nueva gama de posibilidades, llevándonos a aprender y a afrontar los nuevos retos que se nos vayan presentando.

“El hombre se hace ante la adversidad”, dice el escritor francés Antoine Saint-Exupery, autor del  cuento “El principito”.

Una vida sin obstáculos es una vida vacía, acomodada y plana.

Por ejemplo: La pérdida de un trabajo nos puede abrir a nuevas oportunidades que nos motiven más. Es cierto que el obstáculo, en un primer momento genera desasosiego, ansiedad e incertidumbre.

Esto es así porque los obstáculos requieren un esfuerzo para encontrar una nueva adaptación. Además, suelen vivirse con angustia porque hay que renunciar a antiguas posiciones y buscar otras opciones, antes no contempladas.

Para evolucionar como personas, para aprender y lograr una personalidad fuerte y con recursos no nos queda otra que afrontar los obstáculos, es más, aliarnos con ellos.

Otro Ejemplo: Una ruptura de pareja produce en un primer momento un desgarro, un derrumbe. Se ha roto la burbuja de cristal que cristal que proporcionaba la antigua unión. Es normal que la persona se sienta sumida en la tristeza y en un vacío desolador. Pero pasado el tiempo y habiendo realizado el proceso del duelo, se sale del trance con mayor madurez y sabiduría, conociendo a fondo que queremos y qué  no queremos de una relación de pareja.

HABILIDADES PARA ENFRENTAR OBSTACULOS.-

1.- Reflexionar.-

Definir con realismo y sin dramas el problema. Analizar todos los pormenores del obstáculo para enfrentarnos a él sin ansiedad y con eficacia.

2.- Búsqueda de información.-

Es de gran ayuda consultar a personas que hayan pasado por experiencias similares o bien buscar a un especialista del ramo que nos ocupa.

3.- Confianza.-

Confiar en el éxito de la estrategia elegida. Ello nos ayuda a minimizar las dudas obsesivas y la inseguridad.

4.-Aceptación de la realidad.-

La humildad y el “tener los pies en la tierra” disminuyen la ansiedad y el sufrimiento.

5.- Filosofía positiva y constructiva.-

Para controlar el pesimismo y la negatividad.

6.-Sentido del humor.-

Nos ayuda a relativizar y a desdramatizar.

ACTITUDES A EVITAR PARA AFRONTAR CON ÉXITO LOS OBSTÁCULOS.-

1.- Actitudes Evasivas.-

Es decir, tendencia a rehuir y evitar el problema, no afrontando lo que se nos viene encima. Evadir o rehuir una situación es un mecanismo de defensa muy habitual para escapar del miedo, de la ansiedad y de la angustia que nos puede producir un obstáculo. Ya he mencionado en otros artículos que el miedo crece cuanto más se intenta evitar. No nos queda más remedio que afrontar.

2.- Intolerancia ante la frustración.-

Las actitudes perfeccionistas soportan mal los obstáculos que se presentan en el camino, los imprevistos y la incertidumbre. Ante cualquier situación adversa, este tipo de personas se sienten frustradas; ya que cuanto mayores son las exigencias y las expectativas, mayor es la frustración, con la consiguiente aparición del sufrimiento y de la ansiedad.

En cambio, asumir que la realidad no es siempre como deseamos nos dota de la flexibilidad y fuerza necesaria para aportar nuevas soluciones.

3.-Evitar el diálogo interno negativo y el autoboicot.-

Es importante acostumbrarse a detectar esos auto mensajes negativos del tipo:” No voy a ser capaz”, “Me supera “, “ ¡ Qué fracaso!”….

Si queréis profundizar en este tema consultad en este mismo blog los siguientes artículos: “¿Bloqueas tu progreso?: El autoboicot” y “ El poder de los pensamientos”.

4.- No identificarnos demasiado con lo que nos ocurre.-

Hay que entrenarse para separar el ser interno que hay en nosotros con los acontecimientos que nos vienen de fuera. Para ello es bueno cultivar una cierta actitud de desapego. Este tema está más desarrollado en otros dos artículos: “Apegos y desapegos “ y  “La actitud del guerrero “.

 

Publicado en COMO AFRONTAR | Etiquetado | Deja un comentario

CÓMO AFRONTAR LOS CAMBIOS

 

aurora-equinoccio_takasaka“Rincón de Autoestima” quiere inaugurar un nuevo bloque de contenidos. Después de repasar las diferentes emociones y sus complejidades, vamos a abordar una nueva sección, más práctica, encaminada a enfrentar situaciones a veces difíciles, pero inevitables que se nos presentan en la vida. Esta nueva sección la he titulado: “Cómo afrontar”, siendo el primer tema del que vamos a ocuparnos: “Los cambios”.

La vida es en sí misma dinámica y cambiante. Ya lo decía el filósofo pre-socrático Heráclito: “Nada es. Todo cambia. Nadie puede bañarse dos veces en el mismo río. La realidad es cambiante y todo fluye. La sustancia primordial es el fuego, que fácilmente se transforma”.

Constantemente estamos sujetos a continuos cambios, tanto internos como externos. Podría decirse que lo natural es lo dinámico, no lo estático.

¿ Por qué entonces hay tanta aversión a los cambios?.¿ Por qué tanta resistencia ante algo que debe ser modificado?.

En otros artículos de este blog hemos hecho alusión  a la “compulsión de repetición”. Freud habla de ello en un artículo fundamental, de 1920 titulado:” Más allá del principio del placer”. El ser humano repite conductas y situaciones aunque no le supongan un beneficio. Esto es así porque la repetición y las rutinas producen sensación de seguridad y de control sobre algo. Además se une la “ley del mínimo esfuerzo”: repetir una conducta es lo fácil, cambiar e innovar es más difícil. Para innovar hay que ser creativo, arriesgado y quizá tener una cierta actitud de desapego.

La Psicología Evolutiva nos enseña que los primeros cuatro años de vida constituyen un periodo clave para la formación de los rasgos de carácter que más adelante van a condicionar nuestra manera de ser y de actuar. Es en este periodo de tiempo cuando se empiezan a gestar unos mecanismos psicológicos para controlar la angustia, el miedo, la frustración, etc,  que ocasionan tanto los conflictos internos como las agresiones externas. Los citados mecanismos reciben el nombre “de defensa”, porque por un lado protegen al sujeto, pero si son excesivos pueden llegar a convertirse en una armadura que aísla e insensibiliza. Un claro ejemplo está plasmado en la historia “El caballero de la armadura oxidada”, un relato ameno en clave simbólica de lo que estamos hablando.

Ante los cambios que se presentan en la vida (de trabajo, de residencia, de pareja, ante una pérdida, etc.) si nuestros patrones de conducta son muy rígido, nos va a costar mucho adaptarnos a las nuevas situaciones. Necesitamos flexibilidad para enfrentar lo nuevo.

Todo depende de las creencias que tengamos acerca de nosotros mismos. No es bueno tener demasiadas ideas preconcebidas de cómo somos. Al contrario, pensemos que el ser humano tiene la cualidad de ciertos metales, de ser dúctiles y adaptables. (Ver acerca de este tema en este mismo blog el artículo sobre la “resilencia” ).

Para realizar cambios sobre seguro habría que seguir la siguiente secuencia sin saltarse ningún paso: SENTIR/ PENSAR/ACTUAR.

1.- SENTIR.-

En un primer momento sentimos. Es la parte más instintiva y emocional. Quizá la más auténtica. Pero con respecto a los cambios, la primera emoción que surge es el miedo, el temor a lo desconocido .Ello nos provoca incertidumbre y ansiedad. Pero no obstante, hay que dar un paso más, confiando en nuestras intuiciones y arriesgar. El querer controlarlo todo  bloquea cualquier cambio. Ante las emociones y sentimientos hay que adoptar la actitud del observador: ver cómo se desencadenan, cómo descargan su energía y cómo desaparecen. Observar su comienzo, su desarrollo y su final.

El trabajo de observar las propias emociones es el que mejor nos permite romper las rutinas y las conductas automatizadas que nos esclavizan, que nos impiden cambiar .Observando nuestros vaivenes emocionales se amplía nuestra consciencia y nos permite ser más libres.

2.- PENSAR.-

El pensamiento es el filtro por donde deben pasar nuestros sentimientos y emociones. Es un nivel más sofisticado, ya que nos permite sopesar pros y contras de nuestras de nuestras futuras decisiones: hay que evaluar lo que se quiere cambiar, prevenir sus consecuencias, sopesar los riesgos, lo que perdemos y lo que vamos a ganar.

Se trata de analizar los pormenores del cambio y realizar una síntesis de lo que vamos a obtener. Todo ello contando con ciertos márgenes de error, porque ni somos infalibles ni podemos controlar todas las variables externas que nos rodean. En una palabra, arriesgar .Por último tomar la decisión que hayamos elegido, teniendo en cuenta que elegir significa renunciar a algo también. Es imposible tenerlo todo. Por ejemplo, si decido ponerme a dieta porque mi objetivo es perder algo de peso, tendré que aceptar que no voy a poder comer en un tiempo alimentos muy calóricos. A cambio, en unos meses podré ponerme otro tipo de ropa, además de estar más a gusto con mi imagen.

3.- ACTUAR.-

Después de haber tomado la decisión, a continuación, llevarla a la acción. En otras palabras, pasar de la teoría a la práctica. De lo contrario, todos nuestros deseos de cambio serán puras quimeras.

Todo cambio lleva implícito una especie de muerte simbólica. Abandonamos algo que ya no nos vale para arriesgarnos a otra opción. Una vez realizado el cambio se produce un renacimiento, ya que lo que hemos modificado conscientemente proporciona un mayor aumento de la autoestima, de la seguridad en las propias posibilidades y un enriquecimiento personal.

Los cambios tienen que ver también con el desarrollo de nuestras potencialidades, con la autorrealización y con la autonomía.

A veces la vida nos trae cambios inesperados, que escapan a nuestro control, pero si nuestra actitud es abierta y positiva, confiando en lo bueno que puedan traer, seremos personas más adaptables y sufriremos menos.

CONSEJOS PARA AFRONTAR LOS CAMBIOS.-

1.- Abandonar la actitud de perfeccionismo y de control por una actitud más flexible y fluida.

2.- No tener miedo a los fracasos porque en realidad no existen. El aprendizaje se realiza siempre mediante el proceso prueba/error. Para avanzar y construir algo, tenemos que contar con cierto nivel de incertidumbre y de imperfección.

3.- Acabar con la necesidad compulsiva de aprobación. Para ello en lugar de estar pendientes de la opinión de los demás acerca de nosotros, atender a nuestras necesidades y motivaciones. Vivimos “con” los demás, no “para” los demás.

4.- Centrarnos en el presente: el pasado ya pasó y el futuro está por venir.

Vivir el “aquí “y el “ahora” aumenta nuestra consciencia y nuestra capacidad de disfrutar de la vida.

5.- Si algo no funciona cambiarlo. Es mejor un pequeño ajuste que estar obsesionados por lo que no anda bien en nuestra vida.

6.- Aceptar el miedo. En lo positivo, el miedo sirve para protegernos. Si lo negamos o lo evitamos puede que nos paralice o nos bloque, mediante inhibiciones  y ataques de pánico.

Hay que aliarse con el miedo, no tenerlo como enemigo: Los valientes no es que no tengan miedo, sino que se alían a él para actuar.

Publicado en EMOCIONES | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

CULPA Y RESPONSABILIDAD

 

falso09Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, “Culpa” se define como:” Acción u omisión que provoca un sentimiento de responsabilidad por un daño causado”. También: “Imputación a alguien de una determinada acción como consecuencia de su conducta”.

La culpa no tendría significado sin la existencia de una ley o norma que se transgrede. Los individuos nos regimos por una serie de normas de conducta, que a veces varían de una sociedad a otra, aunque algunas son universalmente aceptadas como: no matar, no robar, no mentir, etc.

Así como en lo colectivo las naciones se rigen por constituciones que regulan las relaciones entre sus habitantes, en lo individual, cada sujeto somete su comportamiento según un código aprendido de sus padres, sus abuelos, profesores etc… Desde niños incorporamos, mediante un proceso llamado “Identificación” las normas que constituyen nuestra consciencia moral, cual brújula que nos orienta para saber discriminar lo que está bien de lo que está mal.

No solo incorporamos mediante la mencionada “Identificación” las normas de personas reales de nuestro entorno, sino también de personajes que admiramos de la ficción, sean super-héroes de cómics, personajes de libros o películas, así como de otros ámbitos, como el deporte o la política…

Freud llamó “Super-Yo” a este conjunto de normas morales interiorizadas, por las que los individuos regulan su conducta. También le da el nombre de “Consciencia Moral”.

Así como los países cuentan con cuerpos especiales ( Ejército, Policía, Tribunales de Justicia, etc) que garantizan el cumplimiento de las leyes, a nivel individual , el Super-Yo o Consciencia Moral es nuestro guardián interno que observa, vigila y culpabiliza si no cumplimos nuestros códigos morales de conducta.

Freud, en varios artículos, pero sobre todo en “El Yo y el Ello”, afirma que tenemos que admitir un desdoblamiento o dualidad en el interior del sujeto humano: El acusado sería el Yo y el acusador el Super-Yo.

Esta fragmentación en el interior de los individuos, reviste ciertos aspectos que habría que considerar:

1.- En sujetos sanos, la culpa tiene una connotación positiva, de aprendizaje. Podría hablarse de una “Culpa Funcional”, que lleva al arrepentimiento por la transgresión de la norma y posteriormente a una nueva adaptación o remodelación de la conducta: El sujeto ha aprendido de sus errores y evoluciona.

2.-En sujetos menos sanos, con fuertes tendencias obsesivas y perfeccionistas, que no toleran el menor error; intolerantes consigo mismos, así como poseedores de una gran rigidez y también, en individuos masoquistas morales, que exageran la trasgresión… En todos estos casos se dá un sentimiento de culpa patológico: autorreproches, sensación de indignidad, desesperación y hasta martirización. Aquí hablaríamos de una “Culpa Disfuncional”.

En el primer caso, la culpa y la posterior reacomodación de la conducta, aumentan la autoestima; mientras que en el segundo caso, no hay aprendizaje, sino aumento de la ansiedad y de la mortificación, todo lo cual hace que el sujeto se neurotice y su nivel de autoestima descienda.

Además, en el primer caso, la dualidad interna ( Yo / Super Yo ) queda equilibrada, como si hubiesen llegado a un nuevo status quo, después de una negociación. Por el contrario, en el segundo caso, el de la “Culpa Disfuncional”, la distancia entre el Yo y el Super Yo aumenta, creándose una fractura  insalvable entre los dos: Se constituye así un Super Yo sádico, que tortura a un Yo masoquista o victimista. Es decir, se instituye una relación sado-masoquista en el interior del sujeto. De este modo, el guardián de la conducta, se convierte en un nazi, en lugar de ser un padre protector.

Por ello, decía Freud: “Placer para un sistema ( Super Yo sádico ) y displacer para el otro ( Yo masoquista ).

También hay que tener en cuenta que el sentimiento de culpa patológico o Disfuncional, permanece a veces en el Inconsciente: El Yo o la Consciencia se siente culpable, pero desconoce el motivo de tal culpa. Un ejemplo de esto lo da Kaffka en su novela “El proceso “.

3.- Un tercer tipo de culpa, muy habitual en nuestros tiempos, tiene que ver con la desaprobación o condena que hacen otros de nuestros actos. En este caso concreto, lo que ocurre es que cuando alguien se siente culpable, lo que le pasa es que teme defraudar a alguien o no ser aceptado.

Esta “pseudo-culpa” no es verdadera constricción por haber realizado una mala acción, sino el simple miedo a sentirse rechazado o excluido.

Se trata en estos casos de una culpa social, porque en lugar de escuchar la propia voz interior de la consciencia, depende del juicio de los demás. Las consecuencias de este tipo de proceder es que el sujeto acabe frustrado, presionado y anulado, víctima de las opiniones ajenas. Todo lo cual va en contra de la propia autoestima, ya que ésta implica actuar de acuerdo con las propias percepciones y convicciones.

4.- Un caso aparte, lo ocupan los sujetos con narcicismo patológico.

Estos casos no suelen sentirse culpables. Como se sienten siempre justificados y en posesión de la verdad, proyectan las culpas a los demás, quedando ellos exentos de fallos. Si acaso, los narcisistas se sienten secretamente frustrados por no ser los primeros, los más exitosos, los que tienen más poder… Pero esto no es culpa. Es frustración narcisista.

Dejando a un lado la culpa funcional, que hace que aprendamos algo nuevo y enmendemos nuestros errores, los otros tipos de culpa, no nos llevan sino a un estancamiento personal y a un debilitamiento de la autoestima.

Culparnos de un modo morboso o culpar a los demás nos hace desistir de avanzar. Si nos sentimos siempre culpables y en falta, quiere decir que nos da miedo autoafirmarnos, que estamos paralizados y que la culpa se convierte en una coartada para no evolucionar.

Por ello es necesario ser honestos con nosotros mismos, con lo que sentimos, pensamos y deseamos; así como consecuentes con las decisiones que tomemos. De esta manera, pasaríamos de la culpa morbosa a la responsabilidad.

La responsabilidad supone atrevernos a cambiar las cosas para salir de estancamientos. Si asumimos ser responsables en nuestras vidas, si somos activos, en lugar de “hojas al viento”, seremos consecuentes, auténticos y por lo tanto, mas felices.

Publicado en EMOCIONES | Etiquetado | 8 comentarios