AUTENTICIDAD Y AUTOESTIMA

Ser auténtico es tener coherencia interna. Es decir, ser consecuente entre lo que se siente, lo que se piensa y lo que se hace.

La palabra “auténtico” procede del griego: “autentikós”, que significa que tiene autoridad, no sobre los demás, sino sobre sí mismo.

Implica desconectar en cierta medida con el afuera y enfocar la atención hacia dentro de uno mismo, o sea, hacer introspección, conectar con lo más profundo de nuestro interior.

La persona que pretende ser fiel a sí misma, no le queda otro remedio que aceptar el reto de salirse a menudo de los cauces y de las consignas sociales.  No es nada fácil y requiere un cierto entrenamiento, porque lo que se promueve  socialmente es el derroche, el consumo compulsivo, las satisfacciones inmediatas, el culto  desorbitado a la imagen, a las máscaras.

Los antiguos griegos consideraban que “es más feliz el que menos necesita”. En la misma línea, Erich Fromm, discípulo de Freud y pionero de la Psicología Humanista, en su libro “Tener y ser” considera que el valor de un individuo radica en lo que es como persona, no en sus posesiones, pero que la sociedad contemporánea, fomenta en los seres humanos un perpetuo estado de carencia. Dice Fromm textualmente: “El individuo está listo en todo momento para el consumo….es un lactante, eternamente expectante, eternamente frustrado”…

Para ser auténticos sería necesario hacerse una escala personal de valores que se ajuste a cada uno.  Conviene, pues, revisar y desechar muchos prejuicios, ideas preconcebidas, creencias erróneas, opiniones ajenas, así como muchos de nuestros hábitos y rutinas, que a lo largo de nuestra vida hemos ido  acumulando a través de la educación  y de la identificación con padres y demás familiares, profesores, amigos, lecturas y demás influencias de nuestro entorno social.

Si tenemos en cuenta que actualmente vivimos inmersos en un exceso de información, con consignas a menudo contradictorias, la autenticidad sería un modo de no perderse, de gobernar con acierto el timón de nuestras vidas.

Las siguientes pautas pueden servir como posibles orientaciones en este sentido:

1) Analizar las situaciones que nos rodean sin prejuicios  o actitudes preconcebidas. Se trata de comprender, no de juzgar.

2) Ser constructivos, es decir, ver el aspecto positivo de lo  que nos ocurre. La negatividad paraliza.

3) Fiarnos de nuestra intuición; ya que esta funciona teniendo en cuenta aspectos inconscientes y emocionales de uno mismo que el razonamiento y la lógica desconocen.

4) Rechazar el papel de víctima. El victimismo nos debilita y nos estanca, porque no se asumen las propias responsabilidades, culpando a otros. Así, nunca aprenderemos nada.

5) Aceptarse como diferente. Cada persona es única e irrepetible. Hay que evitar:

a) Querer ser “como todo el mundo” porque esto es una actitud totalmente conformista que nos convierte en “masa”, no en individuos libres.

b) Compararnos continuamente con nuestros semejantes. Las comparaciones son odiosas y desembocan en actitudes competitivas y hostiles con los demás.

6) Asumirse, en el sentido de aceptarnos a nosotros mismos, con todo nuestro bagaje positivo y negativo, reconociendo cualidades y defectos. Solo aceptando lo que somos podemos mejorar.

7) Tener valor para enfrentarnos con nuestros miedos, deseos ocultos, angustias, etc. “La verdad nos hace libres”. Mentirnos a nosotros mismos es el peor de los engaños y el más inútil.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en PSICOPATOLOGÍA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a AUTENTICIDAD Y AUTOESTIMA

  1. Natalia dijo:

    Hola guapa,

    Muy interesantes tus artículos.

    Gracias por compartir. 🙂

    Un abrazo
    Natalia

    • Hola Natalia: Solo unas pocas líneas para agradecerte que te acercaras a este rincón, que ahora es
      tambien el tuyo. Espero que hayas disfrutado de la playa y de la tranquilidad. Nos vemos el jueves.
      Besos. Adela

  2. OLMA dijo:

    Con frecuencia me siento diferente a los demás, me pregunto por qué a mí no me gusta lo mismo que a otros, por qué no estoy cómoda en situaciones en que lo están otros. Después de leer este post, pienso que quizá no sea la única que piensa así, que realmente muchos nos sentimos así, y que todos seguimos en estas situaciones incómodas por intentar no ser diferentes. Qué importante es aceptarse y sentirse como “individuo libre” para ser feliz. Y a veces una ayudita no viene mal, sobre todo de una buena psicóloga enseñarte a ver lo bueno que tienes, y darte seguridad 😉

    • Olivia: Bienvenida al “rincón”. Me he alegrado mucho al leer tus comentarios. Esta va a ser una nueva manera de estar encotacto. Espero verte pronto. Para mí ha sido un placer poder haberte sido útill. Eres una persona muy especial y tu
      evolución personal ha sido espectacular. Besos. Adela

  3. José martínez dijo:

    PARA RINCÓN DE AUTOESTIMA.:he leído lo concerniente a la amistad y parte de la autenticidad y, en verdad me he quedado muy satisfecho por estos versos o consejos tan bonitos y. he comprendido que hay mucha distancia para encontrar en verdad un buen y gran amigo.
    Claro está que el amigo ejemplar es aquel que siempre está en el momento que más lo necesitas . pero esa persona un dia se fue y se fue muy lejos de mí. Allí comprendí que no hay nada más hermoso en esta vida como es el amor de MAMA. POR ESO ESTOS VERSOS DE LA AMISTAD ME HAN TOCADO EL ALMA precisamente , en momentos que se celebra el dia del ser más preciado del mundo.¿QUÉ ES LA AMISTAD?. Es ella, es MAMA, la que jamás me engañó, la que veló por mí en todas las etapas de mi crecimiento y sobre todo porque con ella me sentí muy contento y feliz..Sabes, mi querida conocida de lejos, quisiera que me brindes consejos a mi correo..Soy muy sentimental y me gusa querer mucho a las personas aunque ellas no me quieran a mí. Gracias por encontrar este espacio de la tecnologia para conversar con ud. mi querida desconocida.

    • Hola:
      Perdona la demora en contestar. “Más vale tarde que nunca”, dice el refrán.
      Veo que estás muy sensible a los sentimientos, a lo que las amistades te aporten y a ser aceptado por los demás.
      Tienes razón de que el amor materno es incondicional. Los demás en cambio, sí nos ponen condiciones. Pero no podemos caer bien a todo al mundo. Nuestras madres aceptan todo de nosotros. Los demás, no tienen por qué hacerlo. Nos ponen condiciones, como nosotros se las ponemos a ellos. Es lo normal en la vida adulta.
      Te recomiendo que leas el artículo ” Apegos y desapegos “, así como el último, sobre las emociones.
      Agradecida por leerme. Aquí me tienes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s