LAS FOBIAS Y OTRAS MANIFESTACIONES DE CARÁCTER FÓBICO: LA HUIDA, EVITACIÓN O INHIBICIÓN

Dentro de nuestro examen de los miedos patológicos, nos encontramos con el extenso campo de las fobias y otras conductas afines, que tienen un denominador común: el miedo indeterminado ( o sea, la angustia).

La palabra  fobia remite a “phobos” (miedo). El mecanismo de la fobia consiste en que la angustia se focaliza en un objeto determinado, casi siempre inofensivo. Existen las llamadas fobias arcaicas, compartidas por media humanidad, como el temor a la oscuridad, a los reptiles, a ciertos insectos…. Y otras más específicas como la CLAUSTROFOBIA (miedo a los espacios cerrados), la AGORAFOBIA ( miedo a los espacios abiertos ), la AEROFOBIA ( miedo a volar), la ACROFOBIA (miedo a las alturas ) y una enorme lista de fobias, a cual más exótica.

En este artículo, me interesa centrarme en otras conductas, que si bien entran dentro del campo fóbico, no constituyen fobias propiamente dichas: Esto es, las conductas de HUIDA, EVITACIÓN, POSTERGACIÓN o  INHIBICIÓN ante lo que nos asusta.

La huida es un mecanismo que compartimos con los animales. Ante un peligro o amenaza, se producen el cuerpo una serie de cambios físicos que preparan para la lucha o para la huida. Se trata de reacciones primarias cuyo objeto es conservar la integridad y responden al principio de auto conservación.

La huida y los otros mecanismos similares de evitación, postergación e inhibición constituyen salidas rápidas ante los peligros, pero en la mayor parte de los casos, hay que considerarlos como una medida provisional, no una solución definitiva; ya que de momento, huir, evitar o postergar produce un alivio inmediato, pero no se ha resuelto la situación que nos asustaba.

Tratemos de examinar de qué huimos, o evitamos o postergamos:

1.- DEL DOLOR O DISPLACER.-

Debemos a Freud el descubrimiento de que uno  de los motores fundamentales de la conducta humana es la búsqueda del placer y del bienestar y la huida o evitación del dolor o del displacer. Sin embargo, sabemos que el dolor, ya sea en forma de dolor físico o emocional, es un aspecto ineludible en la vida humana.  Resulta imposible evitarlo. Es cierto, que ante lo doloroso nos sentimos vulnerables y desamparados, pero solo si aprendemos a tolerarlo, podremos con él. Enfrentarse al dolor nos hace más fuertes, nos dota de mayores recursos ante la adversidad. Por el contrario, si lo evitamos sistematicamente, corremos el riesgo de hacernos insensibles para la satisfacción y para la alegría.

2.- DE  LOS CONFLICTOS DEL PASADO.-

También debemos a Freud el descubrimiento del Inconsciente y del mecanismo de la represión. Cuando algo nos resulta insoportable, lo encerramos en el inconsciente mediante la represión. Parece que olvidamos, pero lo reprimido sigue actuando en forma de síntomas (Ver “Traumas, Síntomas y Autoestima”).

La represión de lo desagradable constituye una forma de huida. Enfrentarnos con el pasado, asumir conscientemente recuerdos difíciles o dolorosos, nos hace conocernos mejor y ser más auténticos con nosotros mismos.

3.- DE LO QUE ABORRECEMOS.-

Muchas veces etiquetamos la realidad demasiado subjetivamente; según nos agraden las personas, situaciones  o ambientes. De este modo, vamos construyendo un mapa selectivo de aceptaciones y rechazos de lo que nos rodea. Nos dejamos llevar por una tendencia a juzgar, en lugar de comprender, como si estuviésemos en posesión de la verdad, cuando en realidad  estamos llenos de prejuicios y de opiniones preconcebidas. Este modo de percibir la realidad, tan subjetivamente , nos encierra, nos aísla y nos empobrece ante el miedo de aceptar lo nuevo, lo distinto, lo extraño.

Para contrarrestar esta actitud debemos tender  a percibir las cosas desde la apertura, la objetividad, la comprensión y la aceptación.

4.- DE LA RESPONSABILIDAD.-

Decíamos anteriormente, que al huir, o evitar algo que nos asusta, nos sentimos aliviados, pero perdemos consciencia de la situación temida. Es decir, estamos eludiendo nuestra responsabilidad, rechazando hacernos cargo de algo que forma parte de nuestra vida.

En estos casos, es muy habitual que aparezcan mecanismos llamados   “Proyecciones”. Cuando proyectamos, nada es culpa nuestra. Son los otros los culpables o los que tienen la responsabilidad. El sujeto, cuando proyecta está  colocando el mal fuera .  La proyección suele ser un mecanismo inconsciente y lleva al que lo hace al inmovilismo: Si la culpa o la responsabilidad son de otros, yo no tengo que hacer nada.

5.- DE LA ACCION.-

Me refiero concretamente a conductas de evitación, postergación o aplazamiento. Este tema lo trata W. Dyer en libro “ Tus zonas erróneas “ , con mucho detalle. Lo recomiendo como un instrumento valioso.

Normalmente, postergar o eludir un conflicto provoca que este se haga cada vez mayor. Si nos dejamos llevar por esta tendencia nos convertiremos en personas inmovilistas e inhibidas. La inhibición de la acción lleva inevitablemente al círculo vicioso y al empobrecimiento del yo.

Para terminar, unos consejos para salir de estas conductas fóbicas:

1.- SER AUTOCRITICO.-

 Detectar y reconocer cuando y de qué estamos huyendo.

2. TENER  PLANES ALTERNATIVOS.-

En lugar de huir, expresarse. Por ejemplo, hablándolo con amigos, escribiendo….

3.-SER TOLERANTE.-

En lugar de huir o evitar, observar.

4.- RELAJARNOS.-

El miedo produce tensión y ansiedad. Contrarrestarlo por medio de prácticas que nos aporten calma y sosiego.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en PSICOPATOLOGÍA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a LAS FOBIAS Y OTRAS MANIFESTACIONES DE CARÁCTER FÓBICO: LA HUIDA, EVITACIÓN O INHIBICIÓN

  1. Natalia dijo:

    Buenas Adela,

    Como siempre, muy interesante. 🙂

    Aunque me viene a la cabeza una chica que tiene fobia a la sangre, esta chica tiene 16 años y realmente para ella es un problema porque cada vez que la ve se desmaya ¿ Como podría superar eso? ¿ Qué podría hacer un spicólogo para ayudarla?

    Un abrazo
    Natalia

  2. Carmen Serrano Villamanta dijo:

    Me ha gustado mucho el artículo Adela. Pero ¿se puede llamar fobia-miedo, al hecho de estar siempre por delante, el ponerse la tirita antes de caerse, a tener un Plan B?
    Es el miedo al “por si acaso” y se convierte en una necesidad absoluta de tener “las espaldas cubiertas”. Siempre un paso adelante de las circunstancias. Sé que es inseguridad, sé que es un exceso de responsabilidad y, sobre todo lo que sí sé, es que es estresante, te produce tensión, ansiedad, vuelves histericos a los que te rodean y, lo peor de todo, te impide disfrutar del presente y de las posibles cosas positivas que tiene lo cotidiano. Pero ¿es miedo convertido en una autentica fobia?

    • Hola Carmen: Veo que has hecho los deberes como una buena chica (es broma).
      Respecto a lo que me dices, sí, se considera dentro de los temores-miedos-comportamientos fóbicos la necesidad de controlarlo todo, de tener “las espaldas cubiertas”, como tú dices, de preverlo todo, de no dar lugar al menor fallo, o también evitar sorpresas desagradables…. Es el miedo a la incertidumbre, a lo desconocido.
      Este tema enlaza con el otro artículo de “Perfeccionismo contra autoestima”. El perfeccionista no dá lugar a la improvisación ni al error, pero hay un temor detrás de esta necesidad de de máxima eficiencia.

  3. Paola dijo:

    Muy valiosa la información, gracias por exponerla al publico en general.
    Lo voy a compartir con mis colegas y pacientes..
    muchas gracias.

    que sigan los exitos !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s