LA HIPOCONDRÍA: EL MIEDO A ENFERMAR.

El Diccionario de La Real Academia de la Lengua define la Hipocondría como:” Afección caracterizada por una gran sensibilidad del sistema nervioso, con tristeza habitual y preocupación constante y angustiosa por la salud”.

Jean Bergeret, en su obra : “Manual de Psicología Patológica”  dice que en la hipocondría :”El interés del enfermo está centrado sobre su cuerpo, en la inquietud imaginaria de una lesión que no existe”.

La persona hipocondríaca revisa   su cuerpo al milímetro, esperando siempre tropezar con algún síntoma, al igual que una persona obsesionada por la limpieza buscaría rastros de polvo.

En ocasiones, el hipocondríaco reconoce su preocupación exagerada de contraer alguna enfermedad con humor, pero en el fondo la actitud que tiene ante su cuerpo es de absoluta desconfianza: Como si su cuerpo fuera una potencial bomba de relojería, lista para estallar y producir síntomas físicos y enfermedades, casi siempre graves.

El paciente hipocondríaco se caracterizaría por presentar los siguientes rasgos:

1.- Temor desmesurado a enfermar.

2.- Creencia en que se ha contraído una enfermedad, a pesar de diagnósticos médicos negativos.

3.- Preocupación centrada en el cuerpo.

4.- Conductas propias de gente realmente enferma.

5.- La preocupación por la enfermedad interfiere en el área social, personal y laboral del individuo.

6.- No se padece una enfermedad física que explique  los síntomas.

La hipocondría, desde una perspectiva psicoanalítica se relaciona con el narcisismo. El interés del sujeto está centrado  (aunque sea catastróficamente) en su cuerpo, sintiendo muchas veces desinterés por el afuera (personas, cosas, situaciones).

Se ha descrito la hipocondría como una auténtica pasión dirigida hacia el cuerpo, hacia el dolor y el sufrimiento. Como vemos, se dan componentes masoquistas o victimistas  en este trastorno. En consecuencia, se cumple “el beneficio secundario del síntoma”: El paciente sufre aparentemente, pero consigue convertirse en el centro de atención de su entorno, obteniendo de los demás atención, cuidados y protección.

La hipocondría se relaciona con otros trastornos como la angustia, la depresión, y la capacidad para percibir selectivamente aspectos negativos.

En la mayor parte de los casos, estas personas esconden un miedo ancestral  e infantil a la muerte, que no manifiestan abiertamente, pero que está detrás de este trastorno.  Mi experiencia en estos casos, es que si se consigue expresar estos miedos suavemente con palabras, el paciente  va a poder enfrentar mejor sus temores y mejora  con bastante rapidez. De nuevo, como vemos, se cumple la máxima que hay que plantar cara a los temores y enfrentarlos para librarse de ellos.

Recomiendo a las personas que manifiestan esta tendencia, las siguientes pautas:

1.-Estar entretenidos, ocupados, ilusionados en el desarrollo de actividades agradables.

2.- Abrirse  socialmente a los demás, participando en actividades de grupo.

3.-Cambiar de actitud con el cuerpo, considerarlo como un aliado, no un enemigo. Para ello, practicar  algún deporte, o disciplina corporal desde baile,  Pilates, o yoga; así como las técnicas de relajación.

4.- Trabajo psicológico con ayuda profesional para ayudar a un cambio profundo de perspectiva.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LA HIPOCONDRÍA: EL MIEDO A ENFERMAR.

  1. Natalia dijo:

    Hola Adela

    Me ha parecido muy interesante, además lo has explicado de un modo muy facil de entender.

    un beso
    Natalia

  2. Oli dijo:

    Vaya, este tema me suena…
    Gracias Adela por haberme ayudado tanto cuando nadie lo conseguía. Pensaba que nunca saldría de mi angustia, y vaya cambio di.
    Un besazo y nos vemos pronto!

    • Hola Olivia: Gracias por tu comentario. Creo que hemos trabajado las dos super bien para que salireras del problema. Así que creo que el mérito no es solo mío. Tú trabajaste duro y con mucha confianza y fé en el tratamiento. Yo por mi parte estoy encantada de haber podido ayudarte. Sigue así. Un beso fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s