TRASTORNOS DE ALIMENTACIÓN. (1)

La creciente aparición del número de casos con trastornos de alimentación en las consultas de los profesionales de la salud (médicos de familia, endocrinos, nutricionistas, psiquiatras y psicólogos), así como su generalización en todas las capas sociales, ha llevado a algunos autores a considerar este fenómeno como una epidemia.

Si nos atenemos a la definición de “Epidemia” que da el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, tendríamos que se trata de: “Una enfermedad que se propaga durante algún tiempo por un país, afectando a un gran número de personas”.

Así como a finales del siglo XIX,  apareció el fenómeno de la histeria, patología estudiada entre otros  autores, por Freud, como puede verse en sus “Estudios sobre la histeria” , en 1895 y en sus agudos historiales clínicos ( Emi de N, Miss Lucy R., Catalina, Isabel de R. y sobre todo, el famoso Caso Dora ). La histeria, antes de Freud, era considerada una misteriosa enfermedad, cuyas víctimas eran principalmente mujeres, pertenecientes a la sociedad victoriana de la época con una doble moral, según los sexos y categoría social de cada uno. A las mujeres se les exigía recato, sumisión al varón, dedicación exclusiva a la familia y a las tareas “propias de su condición”, así como una gran represión de los impulsos y de los afectos. Esta situación claustrofóbica para las mujeres, habría de desembocar en numerosos casos de “afecciones nerviosas” (o sea, de histerias ).

¿Por qué en  el siglo XXI aparecen con tanta abundancia los trastornos de alimentación?  La respuesta sería que a cada época,   corresponde una patología determinada, como reflejo de los valores, de las exigencias, de la ideología de cada momento histórico. Ayer fueron las histerias. Hoy, en cambio, encontramos un alto porcentaje de casos de anorexia, de bulimia, de trastornos  relacionados con la alimentación, sobre todo en adolescentes y mujeres jóvenes.  l

Los trastornos de alimentación se dan diez veces más en las mujeres que en hombres, según la mayoría de estudios realizados. También  aparecen cada vez más pronto, incluso antes de la pubertad.

FACTORES EXTERNOS QUE INCIDEN EN LA APARICION DE ESTOS TRASTORNOS.

LA MODA.

Parece que el canon de belleza actual en la mujer es cada vez más delgado y andrógino. Las modelos son altas, longilineas, sin caderas. Si comparamos por ejemplo a Marilyn Monroe, mito erótico de los 50 con actrices actuales como Nicole Kidman , Natalie Portman,o modelos de pasarela, no tienen nada que ver.

Fue a partir de los años 60 cuando el modelo de belleza femenino dio un giro radical, cambiando las curvas por las rectas.  En 1966  apareció como verdadero icono de moda y modernidad una modelo inglesa, apodada Twggy, por sus largas y delgadas piernas. Su repercusión fue de tal calibre que aun hoy sigue constituyendo inspiración de estilistas y creadores de moda. Su corte de pelo realizado por Vidal Sasoon, su maquillaje ,resaltando ojos y pómulos , sus minifaldas de Mary Quant, medias de colores vivos, enormes gafas de sol y accesorios vanguardistas, causaron furor. Twggy tenía además  un físico muy frágil y delgado, de eterna adolescente. Su irrupción en el mundo de la moda supuso una ruptura con los antiguos modelos de belleza y arrasó con todo lo anterior. Ha sido imitada masivamente, en el cine por ejemplo por actrices como Audrey Hepburn y Mia Farrow, e incluso en la actualidad por la modelo británica Kate Moss.

LA  PUBLICIDAD Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

Sabemos que el objetivo de la publicidad es que consumamos. Al mismo tiempo, los medios de comunicación se encargan de difundir lo que es moda, como deseable; o mejor aún, como imprescindible. Actualmente, la consigna  dirigida a las mujeres es terminante: hay que estar delgadas por encima de todo, para ser objeto de deseo  de otros y para la propia autoestima.

En un artículo de este blog, titulado “Mirar hacia dentro”, hacía referencia a la importancia que se concede hoy en día a la imagen externa. Esa sería la consigna que la publicidad y los medios de comunicación dirigen a las mujeres. En una sociedad con vacío de valores se promueve un exagerado despliegue de todo lo de “afuera” , de la belleza y la supuesta perfección externa. Posiblemente, si nuestra cultura estuviese llena de otro tipo de valores más profundos, que tuviesen que ver con el mundo interno, no se daría tanta importancia a la imagen.

LA INDUSTRIA ADELGAZANTE.

Cada año asistimos  al comienzo de la primavera, a las campañas destinadas a bajar el peso que se ha ganado en invierno, especialmente, después de los excesos navideños. Así, aparecen  una gran cantidad de productos dirigidos al público femenino, fundamentalmente, con la intención de conseguir el “peso perfecto”, “el cuerpo diez”, “la operación bikini” y la bajada de tallas. Para ello, nos encontramos  con un verdadero despliegue de productos y servicios de la llamada industria adelgazante: desde pastillas, hierbas, laxantes, cremas, fajas, dietas, aparatos , gimnasios, clínicas, balnearios y un sinfín de cosas más.

REPERCUCION  DE ESTOS FACTORES EN LA POBLACION FEMENINA.

Los factores externos que hemos examinado, condicionan de alguna manera la necesidad que sienten las mujeres, sobre todo las púberes y adolescentes, que no solo hay que estar en el peso normal, sino muy por debajo.

En todos los estudios de población realizados en diferentes países, tanto la anorexia como la bulimia, se da diez veces más en las mujeres que en los hombres. Asimismo,  la mayor parte de estos estudios, reflejan que chicas sin sobrepeso , se encuentran “gordas” de cintura para abajo y por consiguiente, pensaban ponerse a dieta, manifestando claramente su insatisfacción y su malestar hacia ciertas zonas del cuerpo que no encajan con la moda actual y que tienen que ver con funciones específicamente femeninas, como lo es la fecundidad.

Aparte de estar muy delgadas ¿Cuál es la exigencia social que perciben las mujeres?.

Hemos dado un giro de 180º respecto a los valores de la época victoriana. Se han producido enormes cambios en el papel de la mujer en las últimas décadas. Las mujeres han conquistado derechos de igualdad frente al varón en todos los ámbitos: Puede acceder a la educación, a estudios especializados, incorporarse a la vida laboral, aspirar a puestos directivos, decidir el número de hijos que quiere tener ( anticonceptivos ) y mayor independencia en general.

Sin embargo, hoy por hoy, siguen existiendo diferencias  de roles y de funciones entre los sexos, y una de ellas tiene que ver con el tema de la maternidad, crianza y educación de los hijos, tareas  que siguen desempeñando mayoritariamente las mujeres.

Parece que el modelo de belleza actual “olvida” estas diferencias, porque hay una exigencia social inconsciente que tiende a masculinizar a la mujer y a flexibilizar y suavizar el papel del varón. Esto no es bueno ni malo. Sencillamente es producto de nuestra sociedad de hoy. Hay que saberlo y tenerlo en consideración.

La población femenina tropieza en este punto con exigencias contradictorias: A mayores derechos, se suman mayores responsabilidades y carga de tareas. Esta contradicción las conduce a tener  enormes auto exigencias para poder cumplir con lo que se espera de ellas. El ideal femenino actual es complicado de conseguir, pero se resumiría con dos palabras: Ser no una mujer, sino una super-mujer, algo tal ideal como inalcanzable.

No es extraño que caer en un trastorno de alimentación sea un modo inconsciente de protesta ante este callejón sin salida que promueve el modelo de femineidad de hoy, porque como dice P. Jeammet ( citado en  “Adolescencia y patologías narcisistas” en este blog): “”Todo lo se refiere al cuerpo, todo lo que representa un ataque contra el cuerpo es más específicamente femenino y en cambio, todo lo que es del orden de la hetero agresión es más específicamente masculino.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en PSICOPATOLOGÍA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s