EL PODER DE LOS PENSAMIENTOS

Somos lo que pensamos. Nuestros pensamientos condicionan lo que sentimos, lo que creemos, lo que opinamos, influyendo también en nuestras actitudes y acciones.

La mente humana produce más de 50.000 pensamientos diarios; la mayoría de las veces suceden sin que nos demos cuenta. Incluso seguimos pensando cuando dormimos, en los sueños.

Muchos autores, entre ellos, Freud, coinciden  en que  en la mayor parte de las patologías mentales (depresión, obsesiones, ansiedad, fobias…) son producidas por pensamientos negativos acerca del propio sujeto. Siguiendo esta línea, si recordamos el artículo sobre el autoboicot, publicado en este mismo blog veíamos que son las creencias negativas sobre uno mismo, las que bloquean nuestro progreso como personas. Un autoconcepto negativo se basa la mayor parte de las veces en opiniones emitidas por otras personas (padres, familiares, profesores…) en nuestra infancia y que nosotros las hacemos propias de un modo inconsciente. Es lo que se conoce como “identificación “y forman la base de nuestra identidad. Sin embargo, esta identidad así constituida no se ajusta a la realidad  ya que está basada en apreciaciones ajenas, la mayor parte de las veces, emitidas de un modo totalmente subjetivo y por tanto, erróneo. Por ejemplo: “Este niño es un desastre “, “No se te dan los estudios”, “Es muy egoísta”….

Este conjunto de creencias inconscientes constituyen la base de los diálogos internos que mantenemos con nosotros mismos. Si nos mortificamos en lo que nos decimos interiormente, no podremos progresar, convirtiéndonos en esclavos  de una absurda compulsión  que nos llevaría a ejercer  un perpetuo autoboicot. Es lo que se conoce como “pensamientos negativos”.

Es por ello, que renovar nuestros diálogos internos supone un proceso importantísimo para nuestra evolución como personas, ayudándonos a la superación de muchas patologías, manías, malos hábitos y estancamientos vitales.

Voy a intentar dar unas sencillas pautas que nos ayuden a cambiar el rumbo y el contenido de estas voces internas:

1.- El primer paso sería ser conscientes de  lo que nos decimos continuamente a nosotros mismos, o sea, pillar “in fraganti”  el contenido de esos pensamientos.

2.-El segundo paso consiste en una labor de “filtrado”, de limpieza, de análisis de nuestros pensamientos: Qué se repite, que tipo de concepto tenemos de nosotros mismos, qué exigencias nos hacemos, cuando aparece la culpa, qué nos produce miedo, o estrés, o envidia….Hay que detectar toda esa “polución interna”, todo ese material que nos condiciona y que constituye un filón enorme de negatividad. Hay que tener en cuenta que los pensamientos negativos nos hacen perder energía, nos debilitan  y nos paralizan.

3.- El solo hecho de ser conscientes de estos diálogos internos negativos que se nos repiten, produce el efecto de quitarles fuerza, es decir, se debilitan, se neutralizan, permitiéndonos otras pautas de pensar y actuar más saludables, más alegres, más libres, más auténticas.

.

4.- No hay que minimizar el hecho de que diariamente estamos siendo bombardeados por los medios de comunicación, que nos lanzan miles de mensajes basados fundamentalmente en el catastrofismo, el sensacionalismo, la violencia y el morbo. Esta sería otra importante fuente que nos puede condicionar a pensar en negativo. Por tanto, es aconsejable protegerse de tanto caos informativo. ( ¿ O sería más correcto decir “deformativo”? ).

Jean Piaget, psicólogo francés especializado en el desarrollo de las funciones de la inteligencia en el niño y en el adolescente,  plantea de un modo muy original la noción de “equilibrio”.. Para Piaget, el equilibrio no es estático, sino dinámico y hay que realizar un esfuerzo para mantenerlo…Esta noción de  “trabajo” para lograr el equilibrio remite a que la inercia, el no esforzarse puede llevar al caos o a la confusión.

Freud también coincide con este concepto, aunque desde otra perspectiva. Plantea que es más difícil (Y también más evolucionado), construir que destruir; que el odio es más primitivo que el amor. El amor sería el resultado de un esfuerzo, de una evolución.

Así pues, vemos que el pensamiento negativo es más arcaico, más infantil; mientras que para pensar de un modo más positivo y más libre, hay que hacer un esfuerzo, un trabajo interno. Pero el resultado bien merece la pena.

A continuación voy a enumerar una serie de pautas para entrenarnos en el pensamiento positivo:

1.- FLUIR.- Dejar que fluyan los pensamientos, no aferrarse a ninguno. Cuando se detecte algún pensamiento negativo, dejarlo marchar. Todo ello supone tomar distancia, relativizar, separarse, no apegarse.

2.- NO CERRARSE EN EL PASDO.- El pasado  ya ha ocurrido y sus pautas no se adaptan al presente. Vivir en el presente, ayuda a combatir la negatividad.

3.- DECIRSE FRASES EN POSITIVO O MANTRAS.- Ante los pensamientos negativos conviene hacer afirmaciones en positivo que neutralicen la negatividad y la repetición.

Frases del estilo: “Todo va bien”, “Estoy tranquilo/a”, “Todo fluye”, “El Universo me protege”…

4.- CONCEDERSE DESEOS; DISFRUTAR.- Saborear lo bueno de la vida, llevar a la práctica actividades agradables, estar con personas queridas.

5.-PROBAR TECNICAS DE RELAJACION Y MEDITACION.- Todas estas técnicas tienen en común calmar la mente, hacer introspección y conectar con uno mismo.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a EL PODER DE LOS PENSAMIENTOS

  1. Analía EG dijo:

    Hola Adela. Me ha gustado mucho el artículo, lo voy a poner en práctica ya que todavía detecto pensamientos negativos que me fastidian el presente. Voy a publicar un enlace a tu blog en mi página de METAFISICA de Facebook, tiene 2000 fans, asi que espero que te ayude. No he podido actualizar la web porque estoy super liada en el trabajo, pero no se me ha olvidado, lo tengo pendiente. Un beso muy grande, espero que sigas regalándonos estos artículos tan chulos. Analía.

  2. Bertie Fokkelman dijo:

    Tienes mucha razón Adela: pensar de un modo positivo supone un esfuerzo. Así ,en cierta época de mi vida, me ayudó mucho la mantra, por muy fastidiosa que parezca en principio.
    Voy a recordármelo,

    Besos, de Bertie

    PS ¡Me gusta la foto de las tulipanes!

  3. Bertie Fokkelman dijo:

    Hola Adela:

    Se me ocurrió esta mañana mientras de la meditación: la mente humana produce más de 50.000 pensamientos diarios, escribes en tu blog. Entonces me explico una vez más por que es tan difícil parar esta fábrica. Al mismo tiempo, cuando logro, aunque sea para muy poco tiempo, siento el efecto aliviador.

    Bertie

    • Bertie:
      Los tulipanes iban por tí. Ese gran campo de tulipanes alineados, tan hermosos y con tantos colores, para mí simbolizan el esfuerzo para lograr el equilibrio, lo que tú intentas hacer.Gracias amiga, por sevirme de fuente de inspiración.

  4. ciao dijo:

    Hola, tal vez al iniciar se vea casi imposible pero, es esa palabra la que primero hay que borrar. Convertirla en algo posible, sera un largo camino pero me siento optimista y voy a luchar. Decir que en un minuto, una hora o tal vez días, puedo deshacerme de 48 años vividos en frases negativas es difícil pero no IMPOSIBLE. Gracias

    • Hola:
      Lo primero, gracias por leerme y por hacerme el comentario. El próximo artículo tratará de cómo hacer y qué actitud tomar para avanzar a pesar de los obstáculos, tanto esxternos como internos.
      Sigue en la brecha. Seguimos en contacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s