DEL ESTANCAMIENTO A LA FLUIIDEZ

¿Por qué tenemos a veces la sensación de encontrarnos en una situación de estancamiento vital? Este estado sucede cuando percibimos en nuestro interior una especie de parálisis, de bloqueo. Querríamos experimentar algún cambio, externo o interno que nos estimulara a salir de la desagradable sensación de inmovilidad.

Al igual que el agua estancada se vuelve turbia, así nuestra mente se siente prisionera de la confusión y de la ambigüedad.

¿Cómo podemos detectar las manifestaciones del estado de estancamiento?. Estas, serían:

1.- Mente turbia.

2.-Dispersión en la acción.

3.-  Tensión física, ansiedad.

4.-Rigidéz mental.

5.-Rutinas, conductas repetitivas, compulsivas.

6.-Miedo al cambio, inmovilidad.

7.-Desgana, apatía.

8.-Anclaje en el pasado, miedo al futuro.

9.-Aislamiento, desconexión.

Lo que en realidad esconde el estancamiento vital, suele ser un conflicto que no hemos hecho del todo consciente. Como su nombre indica, un conflicto es una lucha interna, una tensión producida por dos fuerzas antagónicas (quiero/no quiero). Ambas fuerzas tiran de nosotros produciendo un estado de inmovilidad tensa, como de estar “entre la espada y la pared”.

Quizá, una parte nuestra necesita un cambio drástico y otra se aferra al “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

Para salir del estado de estancamiento vital, lo primero que deberíamos hacer es algo muy simple: Aflojar la tensión, relajarnos, dejarnos fluir. Solo desde un estado de calma, puede revelarse el conflicto interno. Al aflorar y verlo, sin juzgarlo, llega la claridad, como las aguas que fluyen.

Una pregunta clave que nos puede ayudar a romper el estado de estancamiento, sería: “¿Qué estoy dispuesto a cambiar?”. Por lógica, para salir de la inercia, tendremos que mover algo, ya que, si seguimos como estamos, tendremos más de lo mismo. Para movilizarnos, uno debe crear algo distinto, pero no desde la exigencia y la compulsión, sino desde la calma: Soltar, fluir, en vez de luchar.

El objetivo sería pasar del estado de estancamiento al de progreso. No se trata tanto de buscar respuestas o soluciones fuera, sino dentro, en nuestro interior. Termino con un poema de Lao Tse, el autor del famoso libro “Tao te King”:

No tienes que salir por la puerta

Para saber qué ocurre en el mundo.

No tienes que mirar por la ventana

Para ver el camino del cielo.

Cuanto más lejos vayas,

menos  sabrás.

Así, el alma sabia

No va, pero sabe;

No mira, pero vé;

No hace, pero consigue que se haga.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bienestar y Equilibrio y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a DEL ESTANCAMIENTO A LA FLUIIDEZ

  1. Ana Moreno dijo:

    Muchas gracias, Adela, muy bueno el artículo. Un abrazo, Ana

  2. Natalia dijo:

    Gracias Adela, me ha encantado.

    Un fuerte abrazo
    Natalia

  3. Ana: Eres un encanto. Tengo pendiente llamarte para charlar un rato.
    Muchos besos.

  4. betito dijo:

    muy buenoun saludode este peruanitoa ud chikas

  5. Inma L. dijo:

    Hola Adela. Me encanto, y precioso poema para definir…, me llego al alma.
    Inma L.

  6. Inma L. dijo:

    Adela, Me encanta de nuevo tu ultimo tema sobre La Frustracion.
    Tomo nota sobre seguir apostando por lo Espiritual y Creativo, y como mensaje nuevo,” aprender a no magnificar”
    Gracias. Un lujo tenerte.
    Inma L.

  7. Inma L. dijo:

    Una vez mas Adela, ¡que placer leer tus conocimientos de manera tan sencilla!
    Me encanta tu blog, siempre que lo necesito, repaso algo que me viene bien en ese momento, y encuetro una frase que me despierta de nuevo…
    Gracias!!!

  8. sony dijo:

    Hola…asi ando yo, estancada. Hay dias en los que logro animarme y motivarme y mi actitud cambia x completo positivamente. Pero prevalece en mi el desánimo.
    cualquier circunstancia me es suficiente para entristecerme, dandole vueltas y mas vueltas al tema bien sobre alguien o sobre algo. Pero me estanco ahí.
    por naturaleza me gusta mucho reflexionar y hay dias q las reflexiones son positivas, y lo disfruto con intensidad, pero cuando son negativas son igual de intensas para mi.
    tambien tengo tiempo libre y lo utilizo escribiendo mis emociones, malestares, o propositos “y me gusta, me encanta hacerlo” me fascina y lo necesito. Pero no se si ese será el problema.
    Se que por un lado me sirve, me ayuda a aclararme, a entenderme y desahogarme…pero por otro, alimento mi malestar y lo prolongo. Entonces me vuevo a estancar.
    No se que hacer al respecto, es como si una parte de mi quisiera seguir así. y permanezco parte de los dias bloqueada.
    agradeceria algun apoyo o consejo. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s