LAS DISTINTAS CARAS DE LA ALEGRIA

2_thumbs_upSiguiendo con el tema de las emociones, no podíamos dejar de lado las que tienen que ver con los estados de alegría. Resulta interesante explorar los diferentes registros de la citada emoción.

1.- Alegría.-

Según el Diccionario de la Real academia de la Lengua, se define como: “Sentimiento grato y vivo, que suele manifestarse con signos exteriores. Es la emoción opuesta a la tristeza y revela ser signo de vitalidad y buena salud, tanto física como psíquica.

Todos hemos oído hablar del “poder curativo de la risa” y de “talleres de risoterapia”, así como Escuelas de Pensamiento Positivo, basadas en este funcionamiento optimista. (Ver en este mismo blog: “El poder de los pensamientos “).

La alegría está conectada entonces con la visión positiva del mundo y de los acontecimientos. Implica el goce de estar vivos y tiene que ver con una buena autoestima, con el saber disfrutar plenamente del presente, así como de gozar con las pequeñas cosas.

No está reñida con la aceptación de la realidad. Al contrario, este tipo de alegría nos hace tener “los pies en la tierra”.

2.-Euforia.-

Etimológicamente significa:” Buen estado de ánimo”. Sin embargo, la euforia es algo más intensa que la alegría. Se manifiesta cono una explosión de la misma. Suele tener que ver con la irrupción de acontecimientos externos, relacionados con algún logro, triunfo o victoria sobre algo o alguien: Sacarnos la lotería o acertar en las quinielas, conseguir un trabajo, aprobar un examen, recibir una buena noticia, etc… Frente a la alegría, la euforia es más intensa y mas fugaz: Algo así como una explosión masiva de alegría; pero mientras que un estado de alegría moderada puede prolongarse en el tiempo, la euforia, por lo general, tal como ha venido, se va.

El estado de euforia se caracteriza por las siguientes manifestaciones:

a): Sentimientos de triunfo, de grandeza.

b): Pensamiento rápido y acelerado.

c): Verborrea descontrolada.

d): Hiperactividad motora.

e): Cierta desinhibición en la conducta.

f): Explosión masiva de alegría.

Hasta aquí, alegría y euforia entran dentro del comportamiento humano totalmente normal.

3.- Manía y Estados Maníacos.-

La manía se define como: “Una especie de locura caracterizada por delirio general, agitación y tendencia al furor”. También: “Extravagancia, preocupación caprichosa por una cosa determinada”.

Así como la alegría es el reverso de la tristeza, la manía es la otra cara de la depresión y de la melancolía.

Freud, en su obra “Duelo y Melancolía” muestra que la manía tiene como base los mismos contenidos de la melancolía y que constituye una vía de escape de estados melancólicos.

Mélanie Klein, psicoanalista (mencionada en el anterior artículo sobre “La Envidia” ), en su obra. “El duelo y su relación con los estados maníacos-depresivos”, habla de la manía como un conjunto de defensas que intentan negar o al menos mitigar la depresión, la culpa y los sentimientos persecutorios, como veremos a continuación:

Con la manía, la omnipotencia tiene un papel fundamental, porque se llega a renegar de la realidad externa e interna.

Una persona de estas características rebaja y humilla a los demás, movidas por el deseo de dominarlos y controlarlos.

Sin embargo, este tipo de comportamientos maníacos tienen como fin defender a un “yo” precario e inmaduro, que huye de la culpa y de la depresión. Las actitudes maníacas también se emplean para combatir ansiedades de tipo paranoide (miedo a ser perseguido ). En el psiquismo omnipotente, el “otro” es el enemigo. El maníaco no quiere entonces depender de nadie, ya que las actitudes paranoides generan total desconfianza en los demás.

El modo de relación con sus semejantes de una persona maníaca sería:

a): Actitudes de Control, para reafirmar su Ego, manipula y extorsiona. Así satisface su necesidad de no dependencia y de estar por encima.

b).Actitudes de Triunfo. Se niegan los sentimientos de culpa y de pena por el otro. Hay total omnipotencia y se siente que se ha triunfado frente al objeto.

c): Actitudes de Desprecio. Consiste en negar que se valora al otro. No hay que sentir pena ni culpa por alguien a quien se desprecia. Así se puede seguir atacando.

Las defensas maníacas si forman parte habitual del carácter de una persona se denominan “caractereopatía maníaca “.Dichas personas manifestarían los siguientes rasgos:

a): Negarían la depresión por medio de la omnipotencia.

b): Negarían sentirse perseguidas. Para contrarrestar las ansiedades paranoides recurrirán a recursos como el chiste, el humor negro, la verborrea, la hiperactividad, etc.

Otro tipo de patología, mas grave, sería aquella en que se intercalan episodios depresivos y maníacos (Bipolaridad o Ciclotimia). En estos casos, las fases maníacas suelen ser más graves que las depresivas, porque se dan aspectos, además de los descritos en la Euforia:

a): Delirios de omnipotencia

b): Creencias fantasiosas en las propias capacidades y posibilidades.

c): Irritabilidad y Agresividad.

d): Falta de juicio de realidad.

e): Tendencia a abusar de estimulantes (alcohol, drogas).

f): Sensación de impunidad, de invulnerabilidad.

g): Imposibilidad de relajarse. Insomnio.

h): Tendencia a la práctica de actividades de riesgo, que pueden llegar a ser autopunitivas.

Estos casos mejoran mucho con la toma prolongada de antidepresivos y ansiolíticos, controlados por un psiquiatra, combinado con psicoterapia.

No quiero terminar el repaso de los diferentes registros de la alegría, sin hacer una reflexión. Dejando aparte los casos psicopatológicos, corren tiempos en que flota en el ambiente una exaltación del Ego y  del Narcisismo. Citando al sociólogo Zygmunt Bauman, vivimos en una sociedad “líquida”, donde se fomenta el individualismo. Se sustituye la Estética en lugar de Ética y el culto a la imagen que propician las nuevas tecnologías, fomentan un tipo de comunicación  en la que el código es aparentar optimismo, ser “especial”, “guay” y sin problemas. Todo el mundo en las redes sociales se esfuerza en mostrar su “mejor cara”.

Parecería un intento desesperado de huir de la condición humana real. ¿No constituye esto una postura maníaca?.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EMOCIONES y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a LAS DISTINTAS CARAS DE LA ALEGRIA

  1. fokkelman dijo:

    Gracias por tu claro artículo sobre la alegría y sus parientes Adela. Ahora entiendo por qué no participo con face book. La condición humana real me interesa mucho más que la fachada exterior, por muy bonita que sea.

  2. María del Carmen Díz Hernández dijo:

    Buenos días. Gracias Adela por tu clara exposición de la emoción de la alegría. Me parece interesante su aplicación en el día a día para descubrir esta emoción tan importante en nuestras vidas. Estoy de acuerdo en el poder curativo de la risa y de como los pensamintos positivos pueden cambiar nuestra vida, y como vemos a los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s